СтаВл Зосимов Премудрословски
Detective loco. Detective divertido


– Ve, pero recuerda, cachorro: ahоgate, no vengas a casa. Te matarе … ?Entendido?

– Si. – gritо Izzy y desapareciо detrаs de la puerta…

Apulasa TERCERO

– No, patrоn, podr?a quedarme, mi corazоn es dеbil…

– Nada, aqu? en San Petersburgo respirarаs gases y aliviarаs.

A Harutun tambiеn le gustar?a decir algo para quedarse con la esposa de Klop, pero se puso pensativo y apartо la vista de la cola de dos patas que se arrastraba sobre su rodilla y con el pulgar presionо el insecto contra el material de sus pantalones.

– ?Quе quisiste decir? – sarcаsticamente, entrecerrando los ojos, le preguntо a Ottila.

– No tengo dinero ni medicinas.

– Bueno, eso es solucionable. Todo paga el presupuesto. Si encontramos la nariz.

– ?Y si no lo encontramos?

– Y si no lo encontramos, todos los gastos serаn deducidos… de usted.

– ?Cоmo es eso?

– Y as?. Si a?n haces preguntas est?pidas, puedes perder tu trabajo. Lo tengo?

– Eso es correcto, entendido. Cuando vamos

– Est?pida pregunta. Ya deber?amos estar all?. ?Vamos ahora!

– ?Y quе es tan pronto? ?No empaquе mi maleta?

– Siempre debemos tenerlo listo. Sab?as dоnde estabas obteniendo un trabajo… Por cierto, lo mismo…

– ?Quе?

– No empaquе mi maleta. S?, no los necesitamos. A su llegada, compre lo que necesita. Tengo una tarjeta bancaria

– ?Y si no hay suficiente dinero?

– Еl arrojarа. – y nuevamente, el polic?a del distrito se?alо con el dedo el techo y saltо, en estilo pigmeo, con la ayuda de saltos mortales, sobre la mesa, agitando un pie delante de la nariz del colega. Se puso de pie y cruzо la mesa a pie en direcciоn de Arutun a su silla. Lаgrimas y se dirigiо a la salida.

– ?Por quе estаs sentado? vamos! – y agitо su mano, – y, como a lo largo de San Petersburgo, barriо la Tierra

Dejaron la fortaleza, dejando solo una nota con tiza en la puerta:

«No te preocupes. Salimos en una misiоn urgente a San Petersburgo. Te quedas en el lugar de Incephalate e Izya, en lugar de m? … ?Yo!»

Y en la parte inferior estа la adiciоn en otra letra:

«Lo siento, Pupsik, ?volverе como sea necesario! Mientras tu Pulga se acerca. Espеrame y volverе. Quizаs uno…»

Izya leyо la nota y, escribiendo en la hoja con la letra de su padre e Intsefalopat, la escondiо en su bolsillo y borrо la inscripciоn de la puerta.

– Bueno, viejo chivo, lo tienes. – Tomе mi telеfono mоvil y le enviе SMS a mi padre. Luego entrо en la casa y le dio la nota a su madre. Ella leyо y se encogiо de hombros.

Dеjalo montar. Lo reemplazaremos. Y ni una palabra sobre la continuaciоn del padre. Lo tengo?

– Por supuesto, madre, entiendo… Y tomemos el cerdo del director, ?eh? sugiriо.

– que eres Debemos hacer todo de acuerdo con la carta y la justicia.

– ?Y еl me grita con justicia?

– Еl es el director. El lo sabe mejor. Y еl mismo serа justificado ante Dios.

– ?Es el que cuelga en la pared de la oficina?

– Casi. Ah? cuelga Iron Felix, su ayudante. Bien, ve a hacer tu tarea.

– Lo hice. Mamа, ?puedo dar un paseo por el r?o?

– Ve, pero recuerda, cachorro: ahоgate, no vengas a casa. Te matarе … ?Entendido?

– Si. – gritо Izzy y desapareciо detrаs de la puerta…

– Uuh, – el controlador, nativo de una granja colectiva letona, sacudiо la cabeza y dejо pasar a los visitantes. – No hay conciencia, es obvio que la cara no es rusa y se puso el uniforme del general.

– Y hay un castigo administrativo por ello … – explicо el sargento Golytko, nativo de Lviv.

– Y aqu? estа mi pasaporte, con un chillido, Harutun Karapetovich y le entregо una penta. – ruso. ?Soy ruso, m?o!

– Como yo, – agregо un pent

– y yo. – abultando sus ojos, agregо el controlador.

– Bueno, estаs bien. – El pasaporte de la hoja pronunciaba el pent, – aunque por un segundo, – mirо desde debajo de la frente, – ?eres artista? – en los ojos multicolores, despuеs de lo cual bajо su mirada de estudio a las orejas, -o zoоfilo?

Los ojos de Ottila se abrieron y еl se riо como un caballo castrado, mirando a Intsefalopat. El cabo se enrojeciо.

– Bueno, puntada, ?con quе ganado te depositas, o en la cultura de tu casa? – el asistente le entregо el pasaporte a Harutun.

– ?Quе tipo de artista soy? No soy asistente de tiempo completo del pueblo local de Sokolov Stream, regiоn de Leningrado.

– Oh, Gored, sal de aqu?. – sugiriо el oficial de servicio.

– Aqu? estа mi identificaciоn.

– Cabo, ?dices? – el sargento se rascо la mejilla y se puso una semilla en la boca. – Bueno, eres libre, y este vendrа conmigo.